Resumen de Cómo rebatir a un racista

Cómo rebatir a un racista

Resumen de Cómo rebatir a un racista

Todos los nazis tenían antepasados judíos. Solo por descubrir este hecho merece la pena el precio de Cómo rebatir a un racista, de Adam Rutherford, autor también de “Breve historia de todos los que han vivido“.

Genetista de formación, Rutherford es un escritor consumado que sabe tejer un relato fascinante a partir de los datos científicos mientras explica que nuestra ascendencia compartida es mucho más reciente que el pequeño grupo de una especie panafricana que abandonó el continente hace 70.000 años.

Comprar en Amazon

No te fíes de los números que te cuentan

Es un mito popular que hoy hay más personas vivas que las que han muerto. La población mundial actual es de unos 7.800 millones de personas y aumenta a un ritmo de 220.000 cada día. Se calcula que ha habido unos 108.000 millones de miembros de nuestra especie, el Homo sapiens.

Puede que los muertos superen a los vivos en casi 100.000 millones, pero como señala Rutherford, hay más personas vivas mientras usted lee esto que en cualquier otro día de la historia.

Suponiendo que las generaciones estén separadas por 25 años, en cada generación hacia atrás en el tiempo, el número de antepasados se duplica: dos padres, cuatro abuelos, ocho bisabuelos y así sucesivamente. Retroceder solo 1.000 años genera más de un billón de antepasados: 1.099.511.627.776. Esta asombrosa cifra es casi 10 veces mayor que todas las personas que han vivido. La solución a esta aparente paradoja es sencilla: los árboles genealógicos se unen y colapsan sobre sí mismos a medida que retrocedemos en el tiempo, con muchos individuos ocupando múltiples posiciones.

¿De dónde venimos realmente?

El último ancestro común de todas las personas con ascendencia europea de larga data vivió hace solo 600 años, en 1400. Este antepasado perdido hace tiempo aparece en el árbol de todas las familias. Si esperaba una conexión con la realeza, no se sentirá decepcionado: como explica Rutherford en Cómo rebatir a un racista, cualquier persona viva hoy en día con un linaje ancestral británico desciende casi con toda seguridad de Eduardo III, y de todos sus antepasados reales, incluido Guillermo el Conquistador. Puede sonar descabellado, pero también lo eran los seis grados de separación: la idea de que todas las personas del planeta están a seis, o menos, conexiones sociales de distancia.

Sorprendentemente, solo tenemos que retroceder 1.000 años para llegar a un momento especial en el tiempo denominado isopunto genético. Cada persona viva en ese momento en la Europa del siglo X que dejó descendientes es un antepasado de todos los europeos vivos hoy. Este concepto, que entorpece la mente, es una certeza matemática y genética que se aleja de la ascendencia, los árboles genealógicos y la identidad que aprendemos en programas de televisión como ¿Quién te crees que eres?

Lógicamente, también tiene que haber un isopunto global, un momento en el que toda la población de la Tierra era los antepasados de todos los que hoy viven. Lo hay, y fue hace apenas 3.400 años.

Los genes no mienten

La genética humana es el estudio de las similitudes y diferencias entre personas y poblaciones. Aunque la idea de que las variaciones genéticas entre las agrupaciones raciales tradicionales tienen alguna influencia significativa en el comportamiento o las capacidades innatas ha sido ampliamente desacreditada, se siguen publicando artículos en revistas revisadas por expertos en los que la genética de los rasgos humanos complejos se corta y corta en función de la raza.

Los intentos de justificar el racismo llevan mucho tiempo arraigados en la ciencia, más exactamente en la pseudociencia. Rutherford, dice en Cómo rebatir a un racista, entiende que el racismo es un fenómeno social, pero cree, con razón, que cuando la ciencia se deforma, se tergiversa o se abusa de ella para justificar el odio y los prejuicios, hay que cuestionarla.

Se centra en lo que dice la genética sobre el color de la piel, la ascendencia, la inteligencia, las proezas deportivas y sobre la llamada pureza y superioridad racial. Y trata de dotar al lector de las herramientas científicas necesarias para abordar las cuestiones relativas a la raza, los genes y la ascendencia, ya que explica lo que el ADN revela y no revela sobre el concepto de raza.

Nadie se ha puesto de acuerdo sobre cuántas razas existen, ni sobre cuáles son sus características esenciales. La aparición del enfoque pseudocientífico de la taxonomía humana que se basa en rasgos físicos como el color de la piel o la fisonomía, coincidió con la construcción del imperio de las potencias europeas.

Conclusiones de Cómo rebatir a un racista

Las llamadas diferencias raciales son, literalmente, solo superficiales: la genética y la historia evolutiva humana no apoyan los conceptos tradicionales o coloquiales de raza. Por ello, afirma Rutherford en Cómo rebatir a un racista, somos propensos a decir que “la raza no existe”, o que “la raza es solo una construcción social”.

Sin embargo, la raza existe precisamente porque es una construcción social, y el racismo es real porque la gente lo practica. Hay que admirar su deseo de desafiar la sentencia de Jonathan Swift: “El razonamiento nunca hará que un hombre corrija una mala opinión, que por el razonamiento nunca adquirió”.

Si este resumen de Cómo rebatir a un racista de Adam Rutherford le ha gustado, otros resúmenes de libros similares, como “Sapiens“, “Armas, gérmenes y acero” o Los mejores libros sobre evolución humana, le encantarán.

Comprar en Amazon